En la denuncia que presentó Emilio Lozoya, que se filtró este miércoles, para solicitar convertirse en testigo colaborador de la Fiscalía General de la República (FGR) y así evitar la cárcel, involucró a 11 políticos del PRI y del PAN en la recepción de sobornos de Odebrecht.

De la lista destacan los ex presidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón Hinojosa y Carlos Salinas de Gortari; el ex secretario de Hacienda y luego Canciller Luis Videgaray.

La tarde del miércoles se filtró la denuncia de hechos de Emilio Lozoya, 63 páginas donde relata cómo se repartieron el dinero que la empresa brasileña Odebrecht entregó para sobornos.

El relato de Lozoya detenido por corrupción en la compra de una planta de fertilizantes a sobreprecio, detalla que la reforma energética se aprobó bajo pagos de 6 millones 800 mil pesos al panista Ricardo Anaya, coordinador de los diputados de ese partido entre 2012 y 2015.

El dinero, que entregó por órdenes de Luis Videgaray, entonces secretario de Hacienda, se repartió a los legisladores Ernesto Cordero Arroyo, Francisco Domínguez Servién Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Salvador Vega Casillas y Jorge Luis 

En la misma declaración, según Lozoya, durante la administración de Peña Nieto, éste dejó que una empresa extranjera determinara la política energética del país, y que cometió actos que afectaron la soberanía del país “sometiéndolo a personas y grupos nacionales y extranjeros”.

Además, durante la administración de Felipe Calderón, detalla cómo se entregó a la filial de Odebrecht, la empresa Braskem, el contrato para la venta de etano con “un descuento inexplicable”, con pérdidas millonarias para el país. Incluso, llama la atención la forma en que se dejó de invertir en la petroquímica por parte de la siguiente administración.

Involucrados se deslindan