Editorial por Félix Rocha Esquivel Diputado Local Distrito 14 Guadalupe

            Dicen que el fútbol es lo más importante de lo menos importante y así debe ser.

           Sin embargo, una realidad es que el fenómeno social que representa el fútbol soccer para nuestro País, pero sobre todo en nuestro Estado, se refleja no sólo en los programas de radio o televisión y periódicos impresos, sino  recientemente también en Facebook live y estaciones de radio y canales digitales.

            Económicamente el futbol es también una fuente de ingresos muy importante en nuestro Estado, lo vemos en los aparadores de las tiendas exclusivamente de deportes  y restaurantes que ofrecen transmitir los partidos de fútbol, no se diga el comercio informal, que lo vemos muchas veces reflejado en los cruceros de las calles. 

            Cada semana además, el fútbol es la excusa perfecta para reunirse, en familia o con amigos, ya sea para acudir al estadio, al Universitario o el BBVA; en algún restaurante; o bien en muchos de los casos en la casa con la tradicional carne asada.

            Este sábado se llevará a cabo la edición 123 del Clásico Regio, entre los Rayados y los Tigres, a disputarse en el Estadio BBVA y en Nuevo León lo vivimos con mucha pasión. 

            Lamentablemente, en las ediciones recientes de este importante partido, el entusiasmo se ha desbordado y han surgido sucesos lamentables, donde han resultado lesionados aficionados de ambos equipos, tanto fuera como dentro de los estadios.

            El más reciente hecho se suscitó entre aficionados de un mismo equipo en las afueras del estadio BBVA, después del partido celebrado el pasado sábado 21 de septiembre entre Rayados contra Puebla, donde aficionados del Club Monterrey se enfrascaron en una pequeña riña, que representa lo que no queremos observar en un espectáculo deportivo. 

            No podemos permitir que estos hechos violentos se conviertan en una constante en nuestro Estado, es algo que daña a nuestro fútbol y que ahuyenta a las familias que buscan asistir a estos eventos para vivir su pasión por Tigres y Rayados de una manera pacífica. 

            Ante esta situación, en esta Septuagésima Quinta Legislatura hemos reformado nuestro Código Penal para tipificar como delito la violencia en espectáculos deportivos, incluso las agresiones que ocurran cuando las personas vayan en el trayecto a un evento de estos.

            También fue adicionado un artículo a la Ley de Seguridad Pública del Estado, para que los municipios brinden seguridad de las barras de aficionados que se dirigen a los estadios.

            Es de suma importancia que las autoridades y las directivas de Tigres y Rayados garanticen la seguridad de los aficionados tanto al interior de los Estadios, como en las inmediaciones, con operativos especiales y elementos de seguridad para este Clásico 123, a celebrarse el próximo sábado 28 de septiembre en el Estadio BBVA en Guadalupe, Nuevo León. 

            Cabe reconocer que, en las últimas ediciones del Clásico Regio, se ha presentado un mejor comportamiento de los aficionados y ha mejorado la coordinación de las autoridades y esto se ve reflejado en una reducción importante de casos de violencia en los estadios y lugares donde la comunidad se reúne para disfrutar del clásico. 

            No obstante, la riña del sábado pasado mancha un poco nuestra anhelada paz. Por lo que no podemos bajar los brazos y aunque sonemos reiterativos tenemos que seguir haciendo equipo para erradicar la violencia en los espectáculos deportivos: aficiones, clubes deportivos, autoridades y medios de comunicación, promoviendo y comportándonos sin violencia y en paz, y que mejor en el marco del día internacional de la Paz que se conmemoró el pasado sábado 21 de septiembre del presente año.

            En El Congreso Local hemos y seguiremos trabajando de manera responsable en modificar nuestra legislación para prevenir incidentes y aumentar las sanciones ante este tipo de violencia; y promover la cultura de la paz.

            El Clásico Regio es una fiesta que reúne a miles de aficionados en el estadio, en este caso en el BBVA en Guadalupe y en la gran mayoría de los restaurantes de nuestra ciudad.