Ni tan tan, ni muy muy… Ni Fifís, ni Chairos

Una enjoyada duquesa salió, a altas horas de la noche, de un elegante hotel de Londres donde había cenado y asistido a un “baile de caridad” a beneficio de los niños abandonados. Estaba a punto de subir a su Rolls Royce cuando un andrajoso pilluelo se le acercó suplicante: “Por caridad, señora, deme seis peniques. Llevo dos días sin comer”. La duquesa le rechazó con un gesto y le dijo: “¡Desagradecido tunante! ¿No te das cuenta de que he estado bailando para ti toda la noche?”

Transcribo tal cual la pequeña fábula de Anthony de Mello, que está en su libro “La Oración de la Rana” porque me recuerda el debate actual sobre la posible desaparición del CONEVAL un otros organismos “autónomos”; en este caso, solo fue el cambio del Secretario Ejecutivo. Los datos más allá del sueldo, que si era o no mayor al que percibe el actual presidente; las costosas rentas, los vehículos de lujo o los gastos de comida y el aumento de la nómina. Pareciera que para todos los inmersos en la discusión, el aparato burocrático fuera más importante que el mismo objeto de estudio.

Tengo que decir también que las instituciones son más importantes que cualquier Secretario Ejecutivo o cualquier gobierno en turno. En este caso el CONEVAL, creado desde el 2005, cumple con su tarea de medir la pobreza en México, con el fin de impulsar políticas públicas; a la vez que coadyuvan en la ejecución de programas sociales del gobierno en turno.

Su creación data desde la época de Vicente Fox, se respeta con Felipe Calderón y Peña Nieto. En dichos sexenios, la institución arrojó resultados útiles para la sociedad mexicana ¿Entonces debe de quitarlo la 4 T? Pues no. ¿Acaso debe continuar el mismo Secretario Ejecutivo?  Vale recordar que su titular no había cambiado desde su creación.

Indagué en su página para a ver sus informes e investigaciones, muy amplias y bastante completas. Solo comparé el indicador de extrema pobreza que Calderón logró disminuir a comparación de Fox, ¡Pero igual lo hizo Peña Nieto! Por milésimas, pero disminuyó la extrema pobreza de su antecesor Felipe Calderón. Quizá esa sea unas de las razones que le dio la permanencia a su Secretario Ejecutivo, para mantenerse sexenio tras sexenio.

Hagamos a un lado los extremos, no va desparecer el CONEVAL. Dejemos los debates estériles, eso también lo debe pensar nuestro presidente. Pero los medios y la oposición política quieren incendiar las medidas distintas de AMLO, aunque traiga otros datos, algunas veces equivocados, por mencionar el sueldo del Secretario Ejecutivo. Por otro lado, el mismo ex secretario deja ver con sus informes “una disminución” de la pobreza extrema en el país.

Sin embargo tenemos que reconocer que hay cosas que se hicieron bien en la institución, que quizás con el tiempo se fueron perdiendo, ni tan malos, ni muy buenos fueron sus resultados. No todos los Chairos tienen la razón, ni los Fifís deben alarmarse al pensar que los organismos “autónomos” se acaban… En una mañanera.