Porque siempre hay políticos que quieren ver al mundo arder, la decisión de la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, de permitir a las niñas usar pantalón en su uniforme escolar y a los niños falda, encendió la pradera.

La medida confrontó a la sociedad y sacó debajo de las piedras a los más conservadores con una bandera, evitar la imposición de la “ideología de género”.

En Nuevo León la Secretaría de Educación solo dijo que no hay intención de aplicar una medida similar, a su vez, sacó a los medios a las cabezas visibles del conservadurismo regiomontano.

Integrantes del Frente Nacional por la Familia, el desaparecido partido Encuentro Social, advirtieron que promoverán el rechazo a los partidos que promuevan ese tipo de medidas.

Integrantes del Frente Nacional por la Familia expresaron su oposición

«Morena, el Partido Verde, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, tienen ideologías de género con la que el frente no simpatiza, venimos desde hoy a establecer la agenda y queremos decirles a los aspirantes a algún cargo de elección popular que, si no llevan una agenda en favor de la familia o de la vida, más del 90 por ciento de los neoloneses no votaremos por ellos”, advirtió Juan Manuel Alvarado.

La medida dictada en la CDMX recibió el apoyo de los colectivos feministas, LGBTT y hasta del Consejo Nacional Contra la Discriminación (Conapred).

Por el momento no hay intención de las autoridades locales de aplicarlo en Nuevo León.