Siguen ganando las estructuras en elecciones con baja participación es la conclusión después de la elecciones del domingo pasado, las primeras bajo la 4T de Andrés Manuel López Obrador.

Pero tampoco se debe pasar por alto la coyuntura específica en cada elección, por lo que no hay un ganador claro en el panorama nacional.

En Puebla con 33% de participación arrasó Miguel Barbosa, además de la baja afluencia de votantes la coyuntura política de destrucción del Grupo Moreno Valle facilitó su triunfo.

Aguascalientes mantiene su predisposición al PAN, este partido ganó 5 municipios, incluido la capital donde su alcaldesa se reeligió, de los 11 ayuntamientos.

Morena solo ganó uno, así que su fuerza no se notó en Aguascalientes, PRI, PRD y PT ganaron un municipio y el Verde 2.

Baja California fue un fracaso para el PAN, 30 años en el poder y lo perdieron con Morena, les duele y es una derrota significativa porque fue donde empezó la transición a la democracia.

El morenista Jaime Bonilla Valdés ganó más de 2 a 1 al panista José Vega Marín; Morena arrasó con el Congreso y con las alcaldías.

Los resultados en Durango, que gobierna el PAN, dejan a ese partido compartiendo los triunfos en las renovaciones alcaldes con el PRI, Acción Nacional ganó 18 ayuntamientos, 16 de ellos en alianza con el PRD, el PRI sin aliados ganó 16, Morena 2, PT 1, el Partido Duranguense 1 y Movimiento Ciudadano 1.

Tamaulipas demostró la capacidad de operación de su gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca del PAN, ganó 21 de 22 distritos, solo uno para Morena.

Quintana Roo es otro éxito para Morena ganó 11 distritos coaligado con el PT y el Verde, 3 los ganó el PAN en alianza con el PRD y Encuentro Social, el PRI solo ganó 1.

La lección para todos es: los procesos electorales con baja participación mantienen sus inercias donde las estructuras mandan; el desempeño de los gobiernos afecta.

La lección para Morena es que debe tener estructuras más eficientes y aprovechar mejor las coyunturas políticas, Puebla es su verdadero caso de éxito, lo mismo Quintana Roo.

Además, Andrés Manuel debe hacer más campaña para sus elecciones locales, como sabemos que desdeña la Ley se va a atrever a hacerlo.

Para el PAN, debe arreglar sus problemas internos, retomar el contacto con los electores que comparten sus valores, abrirse a candidatos ciudadanos.

El PRI siempre será el PRI tienen 95 años construyendo su estructura y la sigue utilizando.

Los ciudadanos siguen siendo apáticos en la participación política, algo muy peligroso porque siguen dejando la decisión al dinero que tengan los partidos y los políticos.