Lupita González dio positivo al Trenbolone, anabólico que aumenta la masa muscular y se encuentra presente en la carne de res, problema que han tenido algunos deportistas mexicanos por la falta de cuidado de las personas que los rodean.

Lupita fue  suspendida de inmediato y no podrá participar en ningún evento deportivo, lo que pone en riesgo su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Se espera que la atleta mexicana tenga suficientes argumentos y evidencias para revertir la sanción y siga con su sorprendente carrera deportiva.

Lupita González que inició su trayectoria deportiva en el boxeo, era peso paja, compitió en los guantes de oro y llego a ser finalista pero le pidieron subir de peso (pesa 46 Kg) y se retiro del boxeo.

Como es una atleta natural, empezó a correr los 400, 800 y hasta los 5000 metros, pero su constante esfuerzo, deseo natural de exigirse más y la falta de orientación adecuada, la llevaron a lesionarse una rodilla. Como terapia inició sus largas caminatas con la intención de sanar y regresar al mundo del deporte, los doctores y entrenadores le comentaron que por su lesión en los meniscos ya no era posible que se dedicara al atletismo.

El entrenador José Luis Peralta observó en Lupita, mucha determinación, aptitudes y posibilidad física, así que la invito a participar en la marcha y ahí inició la carrera más importante para la marcha femenil de nuestro país, siendo la primer mujer en ganar una medalla de oro en este deporte.

Lupita empezó en el 2014 a caminar 20 kilómetros y en 2 años con una bella sonrisa, tenacidad, esfuerzo y determinación logró ser la mejor mexicana en marcha, con un peso de apenas 46 kilogramos, 1.62 m de altura y sus casi 30 años (los cumple el 9 de enero), es una de las pocas atletas mexicanas que le han dado a nuestro país medallas mundiales y olímpicas.

La vida de deportiva de Lupita González a estado llena de dificultades deportivas, tuvo que entrar a trabajar en el Ejército Nacional Mexicano para poder tener apoyos y continuar con su extraordinaria carrera deportiva, ya que ninguna dependencia la apoyó para sus entrenamientos.

Para bien del atletismo, esperamos que Lupita logre salir adelante de esta sanción y siga dándole a nuestro país, a los mexicanos y a todos los que aman el deporte en el mundo, la satisfacción de ver hasta donde puede llegar una persona de apariencia frágil y origen indígena que ha luchado toda su vida contra la marginacíon y discriminación.