Jugadores de ‘Eagles’ prefieren no asistir a visita en la Casa Blanca

Por Luis Line-backer

MEJOR NO VAN. Jugadores de las Águilas de Filadelfia, flamantes campeones de la NFL, no asistirán a la recepción del presidente estadounidense, Donald Trump, en la “Casa Blanca”, una tradición que honra cada año al equipo ganador del Super Bowl.

Filadelfia se sobrepuso a todos los pronósticos para proclamarse Campeón de la NFL tras vencer 41 a 33 a los multi-publicitados Patriotas de Nueva Inglaterra, junto con su ‘quarterback’ estrella Tom Brady.

Por lo menos tres jugadores -Malcolm Jenkins, Torrey Smith y Chris Long- aseguraron públicamente ante diferentes medios de comunicación que no tienen la intención de acudir a la habitual recepción presidencial a los campeones del torneo.

Personalmente no anticipo asistir a esa cita», señaló hoy a la cadena CNN el jugador afroamericano Jenkins, que dijo no tener ningún mensaje para Trump después de la victoria lograda este domingo por su equipo contra los Patriotas de Nueva Inglaterra en la Edición 52 del Super Bowl.

Uno de sus compañeros, Chris Long, aseguró en una entrevista con una radio local que tampoco se presentará en la recepción del mandatario, para que aún hay que fijar una fecha.

“No, no voy a ir a la Casa Blanca. ¿Estás bromeando?», apuntó Long, que ya desestimó la misma invitación el año pasado tras proclamarse campeón con los Patriotas de Nueva Inglaterra, su anterior equipo.

En los últimos meses, Trump ha atacado repetidamente a numerosos jugadores de la NFL por arrodillarse durante el himno nacional en señal de protesta contra sus políticas.

De hecho, el mandatario instó el pasado septiembre a los dueños de esos equipos a despedir a los jugadores críticos y añadió que, si los aficionados «abandonaran el estadio» cuando tienen lugar protestas de ese tipo, esas «cosas pararían».

En este sentido, el también jugador de las Águilas, Torrey Smith, lamentó días antes de la final que el presidente del país cargase de esta manera contra compañeros que protestaban contra el racismo en Estados Unidos.

“No estamos protestando contra el himno, es una protesta durante el himno», indicó el receptor afroamericano, que aseguró que tampoco irá a la recepción en la Casa Blanca al igual que varios de sus compañeros.