Candidatos y “candidotes”

Por Jose Luis Galvan